Crítica de Susana Peral sobre «Selfie» (Cineralia)

Selfie no deja de ser una radiografía de esos sonidos que cada día nos inundan, de los mensajes que por megafonía nos llegan en nuestra vida cotidiana, y que por instantes no nos dejan oir el resto de sonidos que tenemos a nuestro alrededor. No es un espejo, visual ni narrativo, que se deba descartar, si no todo lo contrario, utilizar como lo que somos y no vemos, ni nos vemos, esos pequeños pigmentos que a través de una lente, somos un mero movimiento en el universo, pero que la directora ha querido plasmar como mera inercia, como vivir con la rapidez y el sin rumbo de nuestra sociedad, autómatas puros y duros.

Poco a poco va avanzado, descartando y desvelando nuevas notas auditivas que se enclavan en el cambio de lente, de escenario y que hace que veamos como el movimiento es lo que nos mueve, pero al mismo tiempo nos ata, en nuestro día a día. Un guion que plasma la inercia de hoy en día y la necesidad de recuperar la profundidad de los sonidos que nos darían más estabilidad en todos los sentidos.